Ayudar sin ayudarles

Estas semanas he dado hasta tres veces la conferencia del libro tratando tres de los ocho desafíos que planteo en él: Autonomía, Talento y Comunicación.

De esos tres, sin duda el desafío de la Autonomía y Responsabilidad da mucho juego y debate. Pero sobre todo genera risas: escucho muchas risas ante las fotos de madres llevando mochilas y sus hijos al lado con las manos en los bolsillos, veo bocas abiertas cuando cuento la anécdota de otro padre yendo a la Universidad a preguntar las dudas de su hijo y observo cómo se llevan las manos a la cabeza en el momento de decir que hay padres que van a las entrevistas de trabajo.

Y sin embargo, en realidad el hecho de hacer con ellos los deberes, solucionarles el olvido de la tarea mediante mil mensajes y fotos por WhatsApp, acompañarlos a cualquier situación nueva que tengan que enfrentar….etc, no es lo relevante.

ayudarles-sin-ayudar

Libro “No seas agenda de tus hijos y prepáralos para la Vida”

Es que no lo hacemos a mala fe, porque os aseguro que yo sería más feliz (o mejor dicho estaría más tranquila) pegándomelos a mi lado, acompañándolos en todo, protegiendo que no les pase nada, ya que hay algo que me aterra, y es que sufran, que lo pasen mal, que sean infelices…… no los sobreprotegemos porque sí, sino porque los queremos y porque el dolor de que tu hijo pase por cosas por las que tú has pasado y has sufrido es enorme…., por eso cuando nos comportamos así obtenemos:

  • Control —> sabemos todo absolutamente todo lo que tienen entre manos, estamos más tranquilos por tanto.
  • Lo hacemos mejor que ellos —> resultado perfecto. Y en esta sociedad de hoy tan competitiva, hay que ser el MEJOR, ¿verdad?..¿En serio? ¿Hasta qué punto es importante que esté PERFECTO? ¿Cuál es el objetivo de hacerlo? ¿Qué van a dejar de aprender ellos si lo hacemos nosotros?
  • Tranquilizar nuestra conciencia al no pasar tiempo con ellos —> si se lo hacemos todo al estar menos tiempo con ellos del que quisiéramos, les mostramos que estamos pendientes “de sus cosas”.

Y yo no es que no quiera enviar la foto del libro al grupo del WhatsApp ante el olvido, o que no me interese qué lleva de deberes hoy (todavía recuerdo con el famoso artículo la de cosas que me llamaron, lo más suave mala madre)…lo que quiero es que lo resuelva él. ¿Puede llamar él a su amigo o a la madre de su amigo y decirle que se ponga para pedirle que le ayude con el olvido? Claro, pero llama él, no yo. Quiero que no me necesite para cosas que debemos afrontar todos en la vida.

Y ¿por qué que lo resuelvan ellos? Porque va a aprender y adquirir tantas cosas haciéndolo….por ejemplo:

  • Cometen un error —> ven cómo hacerlo mejor la próxima.
  • Aciertan —> satisfacción personal.
  • Prueban una y otra vez —> ven el valor del esfuerzo.
  • Descubren que sabían hacerlo o mejor, descubren cosas que no sabían que tenían —> adquieren recursos nuevos.
  • Se relacionan con otros —> Habilidades interpersonales.
  • Si buscan maneras diferentes de resolver —> Fomentan el pensamiento creativo.
  • …….etc

No siempre vamos a estar presentes y cuanto antes aprendan a resolver, mucho mejor.

Y no hablo de desentenderse, hablo de guiar, de estar pendientes y de que mi objetivo sea que lo hagan solos. No abandonarlos a “Ahora no te ayudo, búscate la vida”, sino lograr ese término medio entre estar presentes como ayuda y guía, mostrarles confianza en sus propios recursos y dejarlos probar y fallar. Porque cuando pruebo y fallo, descubro nuevas estrategias de hacerlo. Y cuando pruebo y acierto, me llevo un chute de autoestima. Y la construimos en base de lo que vamos consiguiendo.

Y ¿cómo podemos ayudar sin ayudarles? Haciendo por ejemplo, preguntas. Anoche mismo cuando vi en la plataforma la nota de una profesora de Enma, le pregunté qué había pasado y ante su respuesta, le hice esas preguntas.

¿Qué puedes hacer para la próxima?

¿Cómo puedes arreglarlo ahora?

¿Qué necesitas?

Fue respondiendo y no le sugerí ni le dije nada, encontró la solución y verbalizó lo que iba a hacer para arreglarlo. Eso es resolverlo sola, eso es autonomía. 😉

hasta la próxima :).

Otro que tiene también relación: este artículo ;).

Puedes escucharlo aquí:
Ir a descargar

p.d1: YA MI PRIMER LIBRO A LA VENTA donde trato estos temas y mucho más, información aquíhttp://www.esferalibros.com/libro/no-seas-la-agenda-de-tus-hijos/

p.d2: ¿Quieres recibir los artículos por WhatsApp? Envíame tu número (con el país desde donde escribes) al mail noelia.lopezcheda@gmail.com y podrás tenerlos todos los jueves. Tu teléfono se usará solo para entrar en la lista de distribución de los artículos. Importante el prefijo internacional, ¡gracias!

Anuncios

9 Respuestas a “Ayudar sin ayudarles

  1. Yo estoy totalmente de acuerdo contigo. Mi niño tiene 2 años ahora y todavía es pequeño pero tengo claro que intentaré guiarle pero no hacerle las cosas. a mí tampoco me las hicieron y no me sentí mal, al revés, sabía que si había un problema gordo estaban ahí pero para las cosas del día a ´dia si podía hacerlo sola o con su ayuda para mostrarme cual era la mejor salda al problema todo iría ben.
    Me ha gustado mucho tu artículo y de mala madre nada. Hoy en día hay muchos conceptos equivocados y demasiadas etiquetas a mi parecer.

    • Gracias :). Otra me dijo que “ojalá de mayores me enviaran a una residencia de ancianos” jaja, ahora me río pero entonces dije, “no has entendido la esencia”. Muchas gracias por tus palabras, necesitamos cambiar la conciencia pues están pasando cosas terribles. Un abrazo 🙂

  2. Yo he reflexionado sobre el impacto que tiene la ayuda que le damos a nuestros hijos en casa y llegué a la conclusión de que, no solo no les deja descubrir su potencial sino que además, parece que les da permiso de no atender en clase ya que saben que llegando a casa mamá se convierte en maestra y tienen la segunda oportunidad ahora a su ritmo. Convirtiendose la escuela en mero espacio de juego y la casa en escuela… Tarea pesada tanto para maestras como para mamás! Excelente post, muchas gracias, saludos desde México, Alexandra Uro

  3. Estupenda conferencia…aunque tenia dentista y me perdi saber mi COLOR. Lo de la Universidad: en mi caso llaman los padrez por teléfono para saber porque has suspendido a su hijo…en tercero de Grado!!!!! Enhorabuena por la charla y por la labor que haces. Educamos en contenidos y nos olvidamos de las habilidades y las emociones!!!!!!

  4. Pingback: Conecta y motiva con Noelia y Laura en Alicante - Cenas Adivina·

  5. La semana pasada tuve la gran suerte de escuchar la conferencia del libro de Noelia, en el colegio de uno de mis hijos, en Barcelona. Muchas gracias por las reflexiones que nos ofreciste. Yo salí un poco revuelta. Siento que la vida va muy deprisa y se requiere mucha voluntad, paciencia y perseverancia para educar de otra manera y no caer en “lo fácil”, en lo “rápido”, etc….

    Noelia! Gracias.

    • Gracias Laura por tu comentario….bueno, mi consejo en este caso….relax. Seguro que habrás cosas que te replantees pero otras, las estás haciendo FENOMENAL. Coge las ideas de lo que comenté, adáptalas a tu vida y tu familia y adelante. Confía en tu criterio y en tus hijos….y todo irá bien. A veces, escuchar nuestra sabiduría interior es lo mejor que podemos hacer. Un abrazo enorme y gracias por venir. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s