7 pasos para explotar el talento de tu equipo

En un escenario cada vez más competitivo, las empresas necesitan contar con equipos de trabajo altamente preparados para afrontar los constantes desafíos a los que se enfrentan y son los responsables de las compañías los que tienen en sus manos la capacidad –y el deber- de sacar lo mejor de cada uno de los trabajadores.

Businessman holds a ladder for the business lady. The concept of the teamwork and cooperation.

¿Cómo puede un directivo convertirse en un buen líder y explotar el talento de sus colaboradores? A través de los siguientes siete pasos, las empresas conseguirán aprovechar al máximo el potencial del equipo:

  • Cuidar el proceso de reclutamiento. Para contar con una plantilla brillante, lo primero que debe lograr la compañía es atraer y retener a los mejores perfiles, entendidos no como los profesionales con los currículos más completos, sino como aquellas personas que mejor se adapten al puesto que se quiere cubrir, tanto por sus conocimientos técnicos como por sus habilidades sociales.
  • Evaluar las fortalezas de cada trabajador. Detectar cuáles son las habilidades de cada miembro del equipo es clave para reforzarlas. Es posible que un empleado que ocupa un puesto de producción posea una gran capacidad para tratar con el público. ¿Por qué no aprovechar su potencial para captar clientes o mejorar la satisfacción de los consumidores? Así, no solo se obtendrán mejores resultados empresariales al alinear el talento con los objetivos empresariales, sino que el profesional en cuestión estará más motivado, al desarrollar una labor en la que destaca.
  • Fomentar la creatividad. Dotar a la plantilla de la posibilidad de compartir sus ideas y sugerencias es una de las etapas esenciales para explotar el talento de los equipos. Existen muchas vías para lograrlo, desde organizar reuniones periódicas en las que los empleados puedan aportar sus propuestas o habilitar buzones para recoger nuevos proyectos, hasta dedicar parte de la jornada laboral a que los trabajadores desarrollen sus propias iniciativas, como hace Google.
  • Apostar por la mejora continua del capital humano. Ofrecer acciones formativas, en función de las necesidades de la organización, ampliará los conocimientos de los miembros del equipo, al tiempo que mejora la implicación de los trabajadores, que se sentirán cuidados por la compañía.
  • Realizar evaluaciones periódicas. Se trata de analizar tanto el rendimiento que están obteniendo los colaboradores, como el grado de satisfacción que los profesionales tienen respecto a su trabajo. Este feedback bidireccional permitirá a la empresa conocer cuáles son las fortalezas y debilidades de cada trabajador y las de la organización. Ahora bien, estas evaluaciones del desempeño y encuestas de satisfacción no tendrán ningún sentido si la compañía no las acompaña de medidas concretas que reconozcan el esfuerzo de los empleados, den respuesta a las quejas de los profesionales y subsanen las carencias organizacionales.
  • Reconocer el trabajo desarrollado. Cuando una persona es alabada por una buena actuación, tiende a repetir este comportamiento. Por ello, los líderes deben mostrar su reconocimiento ante los logros y éxitos de sus colaboradores como refuerzo de dicha actitud y establecer un sistema de recompensas justo que premie el talento de los empleados.
  • Crear un clima laboral positivo. Si el trabajador considera que su empresa es un gran lugar para trabajar, se sentirá motivado y, como consecuencia, aportará lo mejor de sí mismo. Flexibilizar las jornadas laborales, empoderar a los colaboradores, permitir la conciliación de la vida personal u organizar actividades sociales que refuercen los lazos personales y aumenten la cohesión de los equipos de trabajo son algunas de las medidas que potenciarán el ambiente laboral.

Se trata, en definitiva, de comprender que los equipos de trabajo no son un mero instrumento de la empresa para alcanzar sus objetivos económicos, sino que están compuestos por personas y, por tanto, requieren de cuidado y atención por parte de los líderes para seguir creciendo y desarrollar todo su potencial. Igual que una planta, no basta con injertar la semilla en la maceta; para germinar y florecer necesitará de una atención constante.

Si te has quedado con ganas de más consejos sobre cómo explotar el potencial de tu equipo, continúa aprendiendo técnicas de gestión del talento y desarrollo del liderazgo a través del completo ebook elaborado por la reconocida Escuela Europea de Management.



New Call-to-action

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s