NO CARIÑO, NO PUEDES TENER UNA CONTRASEÑA EN EL MÓVIL QUE YO NO CONOZCA

“Pues no, no puedes tener una contraseña que nosotros no conozcamos…igual que te sabes de sobra las nuestras y puedes mirar mi teléfono sin problema, yo también puedo usar tu tablet cuando yo quiera. Porque no se te olvide, que es MI tablet, y la conexión a internet la pago YO”.

Quitando esta última parte de chulería paterna que reconozco nos puede salir en un momento dado, este es un tema muy muy complicado.

Si hay algo que nos tenemos que trabajar como padres y esforzar muchísimo….es la confianza con nuestros hijos.

Escucho sorprendida a veces a padres que dicen:

“Es que como tiene puesta la contraseña, pues no sé muy bien qué hace con el móvil….” y esto dicho con cierto tono de derrota.

Lo siento, papás, pero me niego (otra vez jaja, esto de negarme se está convirtiendo en una costumbre….).

Y no es porque quiera saber qué hace en las redes sociales, o lo que busca en internet, o qué tipo de correos envía y recibe y a quién…sino porque ocultarnos las cosas con contraseña es un síntoma claro de falta de confianza.

No olvidemos que por otro lado les estamos dando un “arma de destrucción masiva” (como dice el juez Calatayud) y debemos educar para aprender a usarla. Por eso deben tener confianza en nosotros y en que en un momento dado puedan consultarnos y que se establezca un diálogo de qué, cómo, cuándo y con quién uso el aparatito.

Irremediablemente me tengo que acordar de este artículo sobre el cual, nosotros en casa hicimos una “versión de uso de la tablet”.

No es cuestión de HACER DE POLICÍA O COTILLEAR QUÉ HACE Y CÓMO LO HACE, nada más lejos de la realidad. De hecho si se trabaja la confianza, no habrá que hacerlo. Es cuestión de que no puede haber nada que en un momento dado leamos en el teléfono del otro y nos avergoncemos, como padres o como hijos. ¿Me avergonzaría yo de ti como hijo o tú de mi como padre si leyeras o vieras algo que he hecho en internet?

Es que hay reglas que son básicas y que parece que aunque están claras en el mundo real, no lo están tanto en el virtual: No vale criticar a las espaldas, atacar y burlarse de alguien, insultar, poner imágenes “determinadas”, …… simplemente no vale. Porque ahora parece que todo vale en internet y no, no es así. Hacen falta habilidades humanas para el mundo off y on line. Pero dada la velocidad y el alcance que tienen las relaciones on line, cuanto antes empecemos con EDUCACIÓN GENERAL BÁSICA para el uso del aparato, mejor.

La confianza cuesta mucho ganarla y se pierde en un momento. Con nuestros hijos, debemos ir desde bien pequeños sembrando para recoger los frutos justo en ese momento en que podemos perderla con los grandes cambios de la adolescencia.

En algunas de las charlas suelo hablar de estas estrategias para fomentarla y que creo os pueden ayudar:

contraseña movil

Si confiamos en que aunque se equivoquen, rectificarán, si les contamos que nosotros también metemos la pata, si no les hacemos de “espías” demostrando que confiamos en ellos, si les preguntamos opiniones sobre temas complicados aunque no estemos de acuerdo…aumentará su confianza en nosotros y permitirá que en situaciones complicadas, recurran a nosotros.

Y recordad que nunca es tarde, para trabajarla aunque conforme crecemos se hace más complicado.

Hasta la próxima. 🙂

Aquí el enlace para escucharlo:
Ir a descargar

p.d: ¿Quieres recibir los artículos por WhatsApp? Envíame tu número (con el país desde donde escribes) al mail noelia.lopezcheda@gmail.com y podrás tenerlos todos los jueves. Tu teléfono se usará solo para entrar en la lista de distribución de los artículos. Importante el prefijo internacional, ¡gracias!

p.d2: YA MI PRIMER LIBRO A LA VENTA donde trato estos temas y mucho más, información aquíhttp://www.esferalibros.com/libro/no-seas-la-agenda-de-tus-hijos/

Anuncios

5 Respuestas a “NO CARIÑO, NO PUEDES TENER UNA CONTRASEÑA EN EL MÓVIL QUE YO NO CONOZCA

  1. Lo primero que le dije a Sofi al darle su teléfono fue que nada de lo que ella hiciera con él era parte de su intimidad para papá y mamá. Ya pasamos por una experiencia en la cual un amiguito mandó mensajes de audio ofensivos en un grupo de whatsapp y fue un gran aprendizaje para ellos y para nosotros los padres. Todo se transparentó, se conversó, hubo que aceptar responsabilidades y accionar en consecuencia. Los desafíos son muchos, pero construir y sostener la confianza es clave!

  2. La frase “No es porque quiera saber qué hace en las redes sociales, o lo que busca en internet, o qué tipo de correos envía y recibe y a quién…sino porque ocultarnos las cosas con contraseña es un síntoma claro de falta de confianza” es toda una contradicción. Como mucho, se está admitiendo una actitud de desconfianza hacia los hijos.

    Me asusta la idea de privar a un ser humano de su privacidad. Esa idea de que parir a una persona te convierte en su propietario es equivocada. Confundir el papel de tutor con el de secuestrador es equivocado. Es una posición innecesariamente autoritaria cuya base es, exclusivamente, la desconfianza. El razonamiento de “dame tus contraseñas porque tú conoces las mías” es perverso. ¿Qué psicología se está aplicando en un caso así? ¿Tiene como objetivo generar confianza? No se me ocurre una manera más clara de transmitir desconfianza. Quien toma esa actitud con sus hijos ¿es consciente de que es una manera rara de dañar la confianza entre padres e hijos? El éxito de criar a un niño reside en el talento que se tenga para hacer convivir el proteccionismo con la seguridad de los niños.

    Todo este planteamiento genera una serie de cuestiones totalmente fuera de lugar y cuyas respuestas escapan al sentido común: ¿hasta qué edad tiene que suceder esto? ¿Existe la intimidad en los niños? Como en este planteamiento la respuesta es negativa para algunos, se da la otra pregunta: ¿a qué edad se les “permite” dicha intimidad? ¿La intimidad es inherente al ser humano desde que nace o se genera mediante el permiso paterno?

    Si se quiere ser estricto sin perjudicar la confianza con los hijos sin tener que abordar este tema, es tan simple como dejar que los aparatos que sean de los padres, sean sólo de los padres. Un niño no va a morir por no tener un Ipad o un ordenador (por no crear aquí el debate de lo descabellado que es proveerles de un teléfono). Pero, quien decida regalarle un dispositivo u ordenador a sus hijos, estará cometiendo un error al querer vigilarlos.

    • No creo que sea una contradicción, si pones una contraseña a tu madre o pareja para que no vea algo, ¿no te parece falta de confianza? a mi sí. En realidad es el hecho en sí: “si pongo clave, no quiero que mires”. No quiero privar a mis hijos de privacidad, nada de eso. Quiero que compartamos ética de la vida y también de las redes sociales. En internet se dan cosas terribles hoy en los niños (y mayores tapados por esa seguridad que da la pantalla), quizás efectivamente la solución sería dejar que entren en ese mundo cuando ya tengan criterio para manejarse en él….me has hecho reflexionar con esa frase. Pero sin embargo, por ahora, las cosas no son tan simples. El móvil, internet, las redes….son medios que se usan cada vez más temprano y cada vez peor. No soy propietaria de mis hijos, nada más lejos de eso, por favor, no es el tono ese del artículo, me he debido expresar fatal desde luego. Me parece llamativo que uses esos términos de “secuestrador”, “propietario”….cuando yo no he escrito eso y tampoco lo he querido expresar así. Niños de 10 años que usan sus aparatos electrónicos para hacer cosas terribles se están dando ya y desgraciadamente, los responsables legales somos los padres. Así que ¿por qué no trabajar la confianza con ellos en vez de prohibir de manera tajante su uso?
      Todos los padres lo hacemos lo mejor que sabemos, y vamos aprendiendo día a día….me veo muy lejos de tener todavía ese talento del que hablas aunque todo el mundo quiere hacerlo bien. Pero creo que siempre me sentiré que he cometido errores y aciertos, como todo en la vida. Respecto a lo de la intimidad, muy buenas preguntas, yo también me las hago. Curioso que en estas edades no tengan el mismo concepto de intimidad con el mundo y sí con sus padres. Que estén dispuestos a compartir cualquier tipo de foto con 500 “amigos” de las redes y cerrar la puerta a las personas que solo quieren tu bien.
      No considero que sea un error querer vigilar lo que hacen tus hijos en internet, al revés y me remito arriba, hay que aprender a usar el medio de comunicación que es. Igual que les enseño normas cívicas para la vida y quiero que sean educados y saluden por la calle por ejemplo.
      En cualquier caso, es un tema muy complicado, no he querido expresar ese sentido que has visto pero gracias por tu comentario. Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s