PA-CIEN-CIA s.o.s adolescentes (parte 1)

“No quiero”, “no…”, “porque no…”…estas y otras frases en medio de una cierta frialdad se repiten últimamente en casa con mi preadolescente favorita.

La conversación de ayer que fue una de las “buenas” (donde por una vez NO FUNCIONÓ esto que escribí aquí….¿veis? no siempre funciona).

Una conversación de esas que me gusta contar y que la replicaré la semana próxima en la “parte 2”. Después del famoso artículo del WhatsApp, donde fue protagonista y foco de mucha gente, decidí pedirle permiso cada vez que fuera a escribir de ella y así lo hago y ella lo agradece.

Sigo probando todo lo que sé, experiencias de mi trabajo, libros que leo, experiencias que escucho…todo lo que sea que creo nos pueda ayudar a su padre y a mi a enfrentar ciertos momentos complicados de la educación de nuestros hijos. Y ahora es estupendo tener las DOS edades porque tenemos de todo y para todos e intentamos dentro de lo que sabemos, hacer, acertar o fallar y volver a hacer.

Este artículo va de precisamente, vernos a nosotros los padres primero, antes de actuar en cualquiera de esas situaciones complicadas:

1.- ¿Qué creo yo de la pre adolescencia de mi hijo? Este es un punto interesante porque existen creencias colectivas que nos influyen como sociedad y que pasan de padres a hijos provocando que ellos actúen tal cual lo creemos:

Lo que yo creo

Círculo vicioso del que es importante salir en “LO que yo creo”.

Respecto a mis creencias iniciales:

  • Adolescencia= momento de la vida con rebeldía, alteración emocional y poca reflexión, escucha y dialogo.
  • Adolescencia= peligro y peligro por lo influenciables que pueden llegar a ser por el exterior.
  • Adolescencia= muy difícil de gestionar por parte de los padres.

No está demostrado que esto sea así, no existen evidencias científicas. La adolescencia no es más que una época de cambio y crecimiento, donde se reconfigura de nuevo el cerebro y donde se dan cambios físicos importantes. De ahí a que venga asociado a todo lo anterior no es cierto, pero esas creencias se han ido pasando de generación en generación haciendo que tratemos a los adolescentes como rebeldes, no reflexivos, difíciles….y ellos, responden a la etiqueta. ¿Por qué? El ser humano tiende a responder lo que se espera de él. Somos así.

Así que una de las primeras cosas que estamos cambiando en casa es este enfoque. Dejar de lado estas creencias y vivirlo como una persona que está en momento de cambio y poco más. Todos nosotros, los adultos, en momentos de cambio personal, nos comportamos diferente, gestionamos emociones muchas veces no adecuadamente y tenemos “cambios” de humor constante entre otras cosas…así que la diferencia además del cambio físico, es poca.

NO creamos NADA de la adolescencia, vivamos el día a día con esas situaciones intentando aprender de una experiencia y otra y modificando si hace falta.

2.- ¿Cómo lo estoy viviendo? Está claro que nos afecta emocionalmente, si no, sería todo facilísimo. ¿Por qué lo que hacen otros nos parece tan efectivo y nosotros somos incapaces? Porque estamos implicados emocionalmente. Y ¿cómo conseguimos desvincularnos? Ojo, que esto no significa que no me importe, significa que no es tu guerra, que es la suya, que estás para ayudarle pero no para vivir por él o ella.

Pues lo conseguimos confiando (veremos más en el artículo de la semana próxima) en que son personas con capacidades de afrontar los cambios, de aprender a autogestionarse, automotivarse y autocontrolarse además de que con nuestra ayuda, les será más fácil. Y lo conseguimos apoyándolos mucho. Porque no olvidemos que necesitan mucho cariño, mucho pero mucho (hablo de CONFIANZA y cómo lograrla en el capítulo 4 del libro).

Así que si estoy alterado, no soy capaz de controlar la furia ante los “No”, “no quiero”, “No me haces caso”, “No me escuchas”…pues tengo que hacérmelo mirar. Primero yo doy ejemplo, intento estar bien y en calma para dejar a mi cerebro superior actuar (el reflexivo) y resolver adecuadamente. (Hablaré de esto de las partes cerebrales de la mano de los libros de Daniel Siegel en los que me encuentro ahora).

Así que si necesitamos dar una vuelta a la manzana, salir al campo y respirar, pegarnos una carrera o dormir, hagámoslo y “tiempo Muerto”.

paciencia

Parque del Retiro (Madrid)

Así que ¿cómo ves tu esta etapa y cómo lo estás viviendo?

¿Qué es lo positivo de esta edad? Puedes hablar más con ellos, compartes momentos únicos, ves crecer y abrirse al mundo a alguien que nació de ti, ves que te imitan y admiran en cosas y a ti se te llena el corazón de alegría cuando escuchas “de mayor quiero ser como tú, mamá”, te admiras de lo diferente que es de ti en muchas cosas y todo lo que puedes aprender de ellos…y al final das gracias de la oportunidad que tienes de poder vivir esto.

Hasta la próxima 🙂

p.d: ¿Quieres recibir los artículos por WhatsApp? Envíame tu número (con el país desde donde escribes) al mail noelia.lopezcheda@gmail.com y podrás tenerlos todos los jueves. Tu teléfono se usará solo para entrar en la lista de distribución de los artículos. Importante el prefijo internacional, ¡gracias!

p.d2: YA MI PRIMER LIBRO A LA VENTA donde trato estos temas y mucho más, información aquíhttp://www.esferalibros.com/libro/no-seas-la-agenda-de-tus-hijos/

Anuncios

8 Respuestas a “PA-CIEN-CIA s.o.s adolescentes (parte 1)

  1. Hola Noelia!

    Estoy totalmente de acuerdo con que los adultos tenemos creencias muy negativas sobre la adolescencia. Partiendo de esas creencias, nuestro estado de ánimo y nuestras conductas no van a ayudar en nada a vivir esa etapa de forma satisfactoria.

    Cuando tienes un bebé o un niño en casa la gente te da la enhorabuena y se alegra por ti, cuando tienes un adolescente casi te da el pésame.

    A mí me faltan pocos años para que el mayor entre en esa etapa y quiero vivirla de manera positiva. No es lo mismo trabajar con adolescentes que que sean tus hijos los adolescentes. Por eso, estos últimos meses mis lecturas giran en torno a este tema ¿Hay algún libro que te haya gustado especialmente sobre adolescentes?

    Muchas gracias. Un abrazo.

    • Hola Raquel!! cómo me he reído con lo del “pésame” jaja, qué razón tienes…efectivamente no es lo mismo trabajar con ellos que tus hijos sean porque hay mil emociones con las que no cuentas y aparecen…..Pues de libros me estoy leyendo “Tormenta cerebral” de Daniel Siegel (sobre el que he dicho que iba a hablar la semana que viene con el diálogo de mi hija) a la vez que “El cerebro del niño” del mismo autor. Lo hago a la vez porque son para edades diferentes así que si quieres adolescencia, “Tormenta cerebral”. Léelo y comentamos ¿vale? Un abrazo!!!!!

  2. Hola,me soy de Salamanca,España . Mi nombre Susana Tef 670653585

    Me gustaria recibir los articulos por whasap.

    Gracias. Un saludo.

    Enviado desde mi Huawei

  3. Hola Noelia,

    Me encanta lo que escribes y generalmente suscribo casi la totalidad de tus afirmaciones. No obstante en esta ocasión quisiera aportar algunos matices a tus sabias e inspiradoras palabras (peloteo sincero :-))
    La adolescencia es compleja. A su (de los amores de nuestra vida que son nuestros hijos) momento de cambio, de conflicto interno, de “identificación con la manada” se suma nuestro cansancio y la inseguridad. Te ves ya cerca de ese momento en el que te vas a preguntar si realmente lo habrás hecho bien, pero no en un sentido de mera responsabilidad, sino en esa dimensión de amor infinito en el que temes no haber sabido guiarlos correctamente para que sean felices y, por qué no, hombres y mujeres de bien, que son, al menos para mí, las dos prioridades. Los ingleses dicen que nosotros, los padres, somos como arcos que se tensan y deben disparar sus flechas (hijos) lo más lejos posible para que algún día ellos a su vez sean arcos también… Y cuando te das cuenta de repente de que son personas con inquietudes, posicionamientos vitales, opinión ( que muchas veces no compartes y te preocupa) que intentas fomentar e impulsar pero que a veces pueden ser como cuchillas que casi, o sin casi, desprecian lo que siempre has creido que eras para ellos, el conflicto emocional y las lágrimas a escondidas están servidos… Por favor, no dejes de aportarnos herramientas orientadas también a gestionarnos como adultos “padres de adolescentes”, porque no somos superman, pero por nuestros hijos pararíamos la tierra, y hay veces en las que cuando son tres adolescentes, aunque responsables, felices, cumplidores y maravillosos, y una por llegar para una madre y padre trabajadores y entregados, cuesta mantener el Norte…

    Un beso,

    Marina (la Coruña)

    • Marina, me han emocionado tus palabras. Cuánta razón, qué te voy a aconsejar yo que tú no sepas ya después de tantas cabecitas a las que has tenido que guiar.
      Sí, es fácil perder el Norte hoy, con los tiempos que corren y cuando parece que todo es incierto. Pero creo que se recupera respirando y con calma ya que tarde o temprano, saldrán de donde estén….es como cuando eran pequeños que parecía que la época del pañal era eterna, los dientes, comenzar a caminar….y todo pasó y siguió adelante. A mi no me cabe duda de que lo sembrado recoge frutos así que lo que hayas sembrado, seguro que está ahí aunque en un momento dado te cuestionen todo. Ya volverán….:)
      Al fin y al cabo, como dicen, tus hijos no son “tuyos” sino que vienen a través de ti…todas las veces lo hacemos lo mejor que sabemos según lo que sabemos en ese momento. Claro que habremos metido la pata (yo tengo unas cuantas agujas clavadas) pero seguirán adelante como hicimos nosotros y nunca es tarde de arreglar las cosas.
      Me has dado una idea con lo de “padres de adolescentes”…quizás escriba algo específico para lo que dices. 🙂
      Muchas gracias de nuevo por tu comentario y un fuerte abrazo.
      Noelia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s