Lo que crees de ese niño (y de cualquier cosa) es lo que creas

Vamos con este tema tan interesante de los filtros mentales. Hace poco tuve una conversación que, de nuevo, me hizo reflexionar sobre la facilidad con la que ponemos la “etiqueta”.

David es un niño tranquilo e introvertido. Evita los conflictos y lo pasa regular cuando tiene que enfrentarse a alguien.

Hace unos días me contó algo así como “que había unos niños que se reían”.

Automáticamente me vino una sensación extraña, como de “no he estado para defenderte” (aquí la mamá gallina) y cuando se lo comenté a su padre la respuesta fue:

“¿Por qué no confías en él? Es firme y aunque evita los conflictos, confía en que lo va a resolver”.

De nuevo, la/mi mente, haciendo de las suyas.

Aquello que crees sobre algo hace que pienses determinadas cosas y por lo tanto actúes en consecuencia, logrando lo que inicialmente creías. De esta rueda aparentemente interminable se sale “cambiando lo que crees”, no lo que haces.

Si yo creo que David es un niño que no sabe defenderse, lo trataré como un desvalido, protegiéndole quizás más de lo debido, no dejando que aprenda asertividad y a poner sus propios límites y no haciendo que sea capaz.

Sin embargo si lo trato como “si lo fuera a resolver” le animaré a aprender estrategias de comunicación, de poner límites, de gestionar conflictos, le apoyaré, le impulsaré….y en definitiva le ayudaré a crecer y no lo limitaré.

creescreas

Según Mario Alonso Puig:

“¿Crees aquello que ves o ves aquello que crees? Nuestras creencias profundas son responsables de mucho de lo que vemos o dejamos de ver”.

Y las creencias profundas sobre nuestros hijos empiezan muy pronto, apenas en cuanto empiezan a moverse cuando nacen y nos recuerdan a alguien que conocemos. Hacemos comparación y les adjudicamos por ese “parecido” cosas que quizás no tengan, pero que asumimos que las tienen porque es más fácil para nuestra mente que pensar de cero.

No olvidemos que nuestro cerebro es muy perezoso por ahorra energía, construye por aproximación y si se puede ahorrar un camino, lo hace.

En el curso del “Talento adolescente” en el que me encuentro de la Universidad de padres estamos también tratando este tema. Cuidado con lo que creemos de la adolescencia porque vamos a trasladar esas creencias a nuestro comportamiento con nuestros hijos y ellos por extensión, las van a creer también “comportándose de acuerdo a ellas”.

Y ¿esto por qué? Porque tendemos a cumplir las expectativas de los demás….inconscientemente.

  • Si crees que tu hijo es vago, lo tratarás como un vago. Y ¿qué hará él?
  • Si crees que tu hijo es tímido, lo tratarás como tímido. Y ¿cómo responderá él?
  • Si crees que tu hijo es ……(y añade cualquier cosa limitante).

Sin embargo:…

  • Si crees que tu hijo es un luchador, lo tratarás como luchador.
  • Si crees que tu hijo puede lograr grandes cosas, lo tratarás como tal y lo mejor ¡¡¡ES QUE SE LO CREERÁ!!!!!!!

“LO MEJOR ES CREER QUE NUESTROS HIJOS ESTÁN DESTINADOS A HACER ALGO GRANDE”

Me encanta Nick Vujicic desde hace tiempo, creo que es imposible no sentir admiración por él. Su padre acaba de publicar un libro “Raising the perfectly imperfect child” (Criando al niño perfectamente imperfecto) y tiene una frase que solía decirle de pequeño: “que el hecho de no tener brazos ni piernas no determine lo que puedes o no puedes hacer”. Con esto queda todo dicho.

En el libro “No seas agenda de tus hijos y prepáralos para la vida” hay un capitulo entero dedicado a las etiquetas o filtros mentales. 😉

Hasta la próxima 🙂

p.d: ¿Quieres recibir los artículos por WhatsApp? Envíame tu número (con el país desde donde escribes) al mail noelia.lopezcheda@gmail.com y podrás tenerlos todos los jueves. Tu teléfono se usará solo para entrar en la lista de distribución de los artículos. Importante el prefijo internacional, ¡gracias!

p.d2: YA MI PRIMER LIBRO A LA VENTA donde trato estos temas y mucho más, información aquíhttp://www.esferalibros.com/libro/no-seas-la-agenda-de-tus-hijos/

Anuncios

2 Respuestas a “Lo que crees de ese niño (y de cualquier cosa) es lo que creas

  1. mi hija es lenta, para todo, y me es muy díficil quitarle esa etiqueta, cuando es lo que estás viendo …resalto cuando hace algo a ritmo normal, y el resto, me muerdo la lengua…¿algún consejo?

    gracias

    • Bueno, además de respetar su Naturaleza tranquila en la medida de lo posible 😉, apoyarla como bien dices en momentos que hay que ir rápido con refuerzo positivo es una buena idea. El hecho de morderte la lengua aunque no le digas nada, ella lo nota. Y de alguna manera, cuando pensamos algo de alguien aunque no le digamos, siempre capta algo. Mi consejo es que pienses qué de bueno tiene esa tranquilidad de tu hija, qué cosas positivas te aporta. Y valores precisamente de su naturaleza tranquila aquellas cosas que viene muy bien. Claro que habrá momentos en los que esa lentitud sea necesaria “acelerar”, bueno, podéis negociarlos y la ayudas a que lo consiga. Pero los que no son tan importantes….bueno, déjala. En su tranquilidad se siente mejor y es más feliz. En una conferencia una madre me dijo que eso estaba muy bien pero que cuando tenías 4 hijos y tenías que ir al cole, que la cosa se complicaba. Le conté que tengo dos hijos muy diferentes y que mi hijo es “lento” para todo. Mi estrategia es levantarlo por la mañana 20 minutos antes que su hermana para ir al cole.
      Un abrazo y gracias por tu comentario 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s