El milagroso efecto halo

Una conversación con otra madre estos días de principio de curso me ha hecho caer en la cuenta de lo destructores que pueden ser los rumores en cualesquiera que sean los entornos donde te muevas.

¿Qué pasa cuando llegas a trabajar a un sitio nuevo? ¿Qué pasa cuando tus hijos en el colegio empiezan con un nuevo profesor?

“Oye, ¿qué sabéis de este?”

“Pues me han contado…”

Sea para bien o para mal, esa imagen que nos trasladan (alguien a quien preguntamos) es una foto tomada en un momento concreto (algo que pasó o pasa) y está rodeada de un efecto halo que la hace mejor o peor dependiendo del caso.

¿Qué significa el “efecto halo”*? Si una persona la vemos sonriente habitualmente automáticamente podemos decir que es simpática, amable, buena persona….y muchos adjetivos que “suman” a esa imagen inicial. Exactamente igual en el caso contrario, alguien serio podemos decir que es seco, distante…etc. Son asociaciones de adjetivos que se hacen de manera automática por nuestra mente y a esto se le llama “Efecto halo”. Es una manera que tiene el cerebro de anticiparse a las cosas que van a ocurrir y sobre todo, de ahorrar energía. Funcionamos así…

efecto halo

*He escrito sobre este efecto en el capítulo de las “Etiquetas” del libro 😉 (que ya os puedo adelantar que sale a la venta el 20 de octubre :)), os seguiré informando).

Centrándonos en el tema particular de los profesores de los colegios, el efecto halo puede ser destructor o milagroso y como yo soy optimista, prefiero usarlo de manera milagrosa.

El efecto halo positivo hace que nuestras expectativas sobre esa persona suban y por tanto la tratamos mucho mejor: somos positivos, tenemos esperanza, los miramos de otra manera, comunicamos de otra manera….Así que aunque no lo tengamos del todo claro con las personas porque no las conocemos, ¿qué tal usar el efecto halo positivo y dar votos de confianza? Las relaciones en general, son mucho más fáciles así.

Nadie es perfecto. Sí es verdad que si yo pudiera elegir jefe, compañeros de trabajo, profesores de mis hijos….tengo clarísimo a quién escogería, pero como estas cosas normalmente vienen dadas, enfoquemos desde otra óptica para que las relaciones vayan mucho mejor.

Evidentemente esto no significa que todo sea MARAVILLOSO, significa que no nos predisponemos a lo malo.

Entonces cuando ocurra algo que de repente, no estés de acuerdo, pienses que harías de otra manera, discrepes totalmente con esa persona pues a solucionarlo, reunión y aclaración de posturas comunicando cara a cara y con la persona en cuestión. Irían mucho mejor las cosas en los colegios (con los padres) y en las empresas si no adjudicáramos etiquetas y no nos dejáramos llevar por la rumorología.

Así que, encantada estoy con “mis profes” de este año. 🙂

Hasta la próxima.

*p.d: En 1946, Salomon Asch realizó experimentos de cómo la gente llegaba a formarse impresiones de los demás. Su teoría era que las percepciones se forman desde la consideración global del individuo y no desde la evaluación de cada parte componente del mismo. Capítulo 4, El líder extraordinario (Zenger & Folkman).

p.d: ¿Quieres recibir los artículos por WhatsApp? Envíame tu número (con el país desde donde escribes) al mail noelia.lopezcheda@gmail.com y podrás tenerlos todos los jueves. Tu teléfono se usará solo para entrar en la lista de distribución de los artículos. Importante el prefijo internacional, ¡gracias!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s