Cariño, hay cosas que hay que hacer…y punto

Cuidadito con esto y a ver si tanto buscar la motivación y que estén los niños (y adultos) en su “Elemento”, vamos a dejar de hacer lo que hay que hacer.

No, no voy en contra de mis ideas de los últimos meses, nada más lejos, a ver si consigo explicar esta distinción que me tiene muy al acecho últimamente sobre todo con mi hija ahora (¿y todo lo que estoy aprendiendo con esto de la pre-adolescencia?).

Evidentemente la fórmula ideal, de fluir, de felicidad y de desarrollo absoluto de potencial humano es la siguiente:

HABILIDAD FORTALEZA + PASIÓN (MOTIVACIÓN)= FLUIR, FELICIDAD, DESEMPEÑO ÓPTIMO

(Y en el caso de los adultos podemos añadir a la fórmula + TE PAGAN POR ELLO).

HABILIDAD FORTALEZA + PASIÓN =FELICIDAD,

Pero es que la vida tiene de todo, ay sí, mis momentos de papeleos, facturas, viajes cargada de maleta y ordenador, madrugones…..pues sinceramente, me los ahorraría. Pero no puede ser porque forman parte de mi fórmula de la felicidad de arriba. No me gustan no, pero hay que hacerlos y ahí entra MI VOLUNTAD. Se hacen y punto (y con una sonrisa en mi caso 😉 ).

Los niños en general buscan el placer de manera continua, cuando van creciendo y como bien dice J A Marina hay que educar la VOLUNTAD que también que parece que se ha perdido…..

Mi opinión es que debe haber un equilibrio entre ambas cosas siendo lo que más peso tenga en la fórmula, ESOS MOMENTOS DE FLUIR. Más que nada porque son los que suman a tu vida en términos de felicidad y motivación INTERNA (que no externa).

A los niños hoy sobre todo de determinada edad no les apetecen muchas cosas, viven a golpe de estímulos externos (por ejemplo la tecnología) que les dan esa gratificación inmediata de la que hablaba en el artículo de hace unas semanas…

En esto tiene mucho que ver nuestro sistema educativo y su poco trabajo por ahora en “el Elemento” de las personas.  Los cambios están siendo lentos, así que nos puede venir bien esta lentitud para entrenar la voluntad. Porque se entrena, como todo.

“Cariño entiendo que no te guste esta asignatura mucho y que te resulte complicado estudiarlo, pero hay que hacerlo y punto” le dije el otro día mirándola a los ojos y con tono de empatía.

“Sé que es difícil pero aquí no hay negociación, hay que sacarlo, puedes hacerlo….y debes QUERER hacerlo. Ánimo, aquí estoy si necesitas apoyo. ¿Qué te parece si cuando tengas dudas hacemos un skype si estoy fuera y comentamos?”. Que no sea todo hacerlo desde manera aburrida….¿no? Así en este caso uso eso que tanto le gusta de la tecnología.

De esta manera,

1.- empatizando con ellos, 

2.- dejándoles en su mano la responsabilidad (yo ya fui al colegio, es su tarea, no la mía) y 

3.- demostrando apoyo, 

conseguimos muchas cosas, entre ellas “entrenar la voluntad”. Estoy deseando oír al respecto a Marina con sus ideas, la verdad, ya que tengo que reconocer que me faltan a veces.

Yo también necesito apoyo cuando hago las cosas de arriba que he puesto que “detesto”….y me lo dan porque con mi labia, los que me rodean saben lo que me pasa, me conocen y empatizan. jeje (pequeños momentos de reactividad que tiene una….;) ).

Por otro lado y sin perder de vista la otra parte de la fórmula, hay que seguir adelante con el trabajo con ellos de fortalezas y motivación, sin duda. Refuerzo en lo que de verdad sean buenos y les guste, para que todo vaya cuadrando y encajando.

Como veis, no es que me desdiga, es que la vida es orgánica y cuestión de equilibrio.

Hasta la próxima 🙂

p.d: que conste que el “y punto” de la frase es algo que me molesta mucho, pero el “y punto” con una sonrisa de cariño, hace que cambie la cosa. 😉

Anuncios

4 Respuestas a “Cariño, hay cosas que hay que hacer…y punto

  1. Hola Noelia. Pienso que es nuestra responsabilidad, como adultos, la de estar abiertos al diálogo y mantener una escucha empática, con respuestas asertivas. Para mí la expresión …y punto, me otorga la autoridad de decir lo que pienso y anula la posibilidad de respuesta de la otra persona. Estoy totalmente de acuerdo con que todo lo que vivimos los adultos como verdades absolutas o necesidades inminentes, nos resulta más agotador tener que estar compartiendo nuestra opinión para explicar nuestro “para que”. Quizás lo que nos ocurre sea que con nuestros hijos perdemos la sensación de estar compartiendo opiniones y experiencias, pasando a tener la sensación de estar dando explicaciones que pensamos que no tendríamos porqué darlas.
    A mí me gusta emplear otras fórmulas para trasmitirles a mis hijos que hay situaciones que en estos momentos deben de asumir, siendo yo también parte responsable en el acompañamiento e incentivador en el cumplimiento de lo que en esos momentos debe de hacer. Y todo esto con una sonrisa y dispuesto a seguir escuchando sus eternos desacuerdos.
    Un abrazo.

    • Es cierto Carlos, el matiz es el que quizás tengamos diferentes puntos de vista. Hay cosas que hay que hacer en la vida y no necesitan una explicación tras otra. Sobre todo porque quizás en un futuro tanto buscar argumentación de cada decisión que tomes puede ser agotador. Lo que toca, toca. Efectivamente el diálogo siempre y empático más. Sin embargo muchas de las cosas que ellos no quieren hacer por mucho que argumentes, poco vas a conseguir. El fondo del artículo en cualquier caso, es “educar la voluntad” que es el querer hacer. Y muchas veces no hay que tener un motivo, hay que hacerlo y poco más. El “y punto” se refiere a que no hay más frase detrás. Muchas gracias por tu comentario 🙂

      • Cuando escribes “Y muchas veces no hay que tener motivo, hay que hacerlo y poco más.” imagino que te refieres a que los niños y las niñas, en ocasiones, tienen que realizar tareas y mantener actitudes a pesar de no encontrar ninguna motivación para hacerlo.
        Pues esto me hace formularme unas cuantas preguntas:
        ¿es posible que nuestros hijos nos estén transmitiendo con sus desacuerdos, que no entienden esta fórmula que tenemos de plantearnos la vida?
        ¿porqué estamos tan convencidos que posponer una satisfacción instantánea, suele llevarnos a una recompensa mayor (Test de Marshmallows)?
        ¿si no encuentro ninguna motivación (motivo) para hacer algo y nadie es capaz de motivarme para percibirlo de otra manera, debo de hacerlo?¿sería entonces yo una persona respetuosa y sincera conmigo mismo y con los demás?
        ¿es que lo que me va hacer sentir mejor, viene después?
        ¿a dónde me lleva hacer cosas que no me motivan y que simplemente las tengo que hacer por que otras personas me lo dicen?

        Todas estas preguntas que imagino que formuladas de otra manera se las debe de hacer un niño en su cabeza, muchos de nosotros ya no nos las cuestionamos de mayores, porque nos hemos convencido de que hay que hacerlas y ya está, sino no eres una buena persona, buen profesional, buen vecino,…

        Mis hijos me muestran cada día que nuestro mundo es demasiado complejo para ellos y en algunos momentos de lucidez, percibo que también lo es para los adultos. Siento que la mayoría de mensajes que recibimos se parecen a ese que está al principio, que las cosas hay que hacerlas porque SÍ, y ya nos daremos cuenta de que después habrá sido mejor para nosotros. ¡Claro! claro que entiendo como bueno tener objetivos a largo plazo, pero es el andar día a día el camino, lo que me hace sentir vivo y me motiva.

        Para finalizar, yo por lo menos. Empleo mucha energía en transmitirle a mis hijos que el día a día es muy importante, que lo que estamos haciendo ahora, lo es todo, y cuando lo hacemos, nos convertimos en ese momento y que ese momento se convierta en nosotros y sea un momento más agradable o menos agradable, tenemos que poner toda nuestra motivación en ello, para disfrutarlo o para superarlo y en ambos casos aprender de ello ¿Y mañana?…por mañana pregúntame mañana y así te contesto en Hoy.

        Y que conste que voluntad…voluntad tengo toda, siempre que encuentro una motivación claro y si buscas bien es muy, pero que muy raro que no la encuentres.

        PD: La próxima tomando un café o una cerveza que me motiva más 🙂

  2. Pingback: Las dos preguntas mágicas para elegir futuro profesional | Noelia López-Cheda·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s