El test de las “chuches” para adultos (Marshmallows test)

Hace unos días leí un artículo de la revista Harvard Business Review que se titulaba así: The Marshmallow Test for Grownups (El test Marshmallow para adultos).

En los años 60 el profesor Walter Michel realizó un experimento en la Universidad de Stanford: se eligió a un grupo de niños de entre 4 y 6 años a los que se puso en una habitación únicamente con una mesa y una silla. Encima de la mesa el niño tenía tan solo un plato con una “chuche”. Se les dijo que si esperaban 15 minutos sin comerse la “chuche”, tendrían de premio otra “chuche” igual. Se les dejó solos en la habitación y hubo resultados de todo tipo (os recomiendo ver el vídeo tan divertido de abajo). Posteriores estudios que se hicieron años después a estos mismos niños cuando crecieron encontraron relación directa entre los que habían pospuesto la gratificación y cierto éxito en la vida: objetivos conseguidos, trabajos satisfactorios, metas vitales logradas….etc

Aquí tenéis una versión actual muy divertida y más actual del test:

Este artículo hace hincapié en que los adultos vivimos ese test todos los días prácticamente en todo momento.  No estamos tentados por chuches, pero sí tenemos los móviles, tablets, el whatsapp…y cualquier dispositivo que nos conecta inmediatamente con toda la información exterior y proporciona esa gratificación inmediata que proporciona la chuche a un niño. Recomiendo su lectura porque hace un paralelismo muy bueno entre lo que lo que es el azúcar para nuestro cerebro y lo que es el estar conectados en todo momento.

La semana pasada en la estación del AVE en Madrid mientras esperaba el tren, tuve delante una escena peculiar. Una pareja con dos niños pequeños esperaba como yo y se encontraban sentados cerca de mi. La madre tenía en sus brazos a una bebé de unos 3 meses que miraba atenta cómo su madre observaba con concentración su móvil. Y el otro era un niño de unos dos años que intentaba llamar la atención de su padre subiéndose y bajándose de los sillones mientras éste veía una película en su móvil la cual parecía bastante más interesante que las llamadas de atención del niño. Los dos pequeños parecían observadores de sus padres que estaban absolutamente concentrados en sus dispositivos.

Merece la pena seguir a Arianna Huffingpost (@ariannahuff) y sus consejos sobre desconectar de la tecnología y los beneficios que eso nos supone. Habla de Mindfulness, de la atención plena, de parar, de observar, de bajar las revoluciones mentales… Creo que es algo evidente pero parece que se nos está olvidando.

Si tenemos en cuenta la cantidad de beneficios a nivel físico que nos da el Mindfulness y que estas interrupciones constantes de nuestros dispositivos hacen lo contrario…es para pensar.

¿Manejo yo la tecnología o ella me maneja a mi? ¿Es una necesidad sin la que no puedo vivir o es un elemento evolutivo que facilita la vida a las personas?

Hasta la próxima 🙂

p.d: si queréis trabajar esto de la “Atención Plena” con los niños, aquí tenéis un libro que recomienda una profe que sigo que se titula: TRANQUILOS Y ATENTOS COMO UNA RANA. 😉

Anuncios

4 Respuestas a “El test de las “chuches” para adultos (Marshmallows test)

  1. “…los adultos vivimos ese test todos los días…” no sólo con los aparatos, igual pasa al ir al supermercado y de verdad comprar únicamente lo que viene en la lista esperando la recompensa de un dinerito sobrante al final del mes… efectivamente, sin mindfulness esto sería un caos y despilfarro 🙂 Gracias por el link al artículo sobre mindfulness, justo trataba de explicarle a mi esposo que es esto pero no logré encontrar ni las palabras ni la traducción exacta mas que ‘atención’… igualmente, gracias por el link al libro Tranquilos y Atentos, espero adquirirlo (ese y otros que salieron por sorpresa) pronto. Saludos desde México, Alexandra

  2. Pingback: El test de las “chuches” para adultos (Marshmallows test) | historiasdelatropa·

  3. Buenas,
    Estamos tan habituados a los nuevos dispositivos que se ha creado un nuevo tipo de adicción. Si observas a la gente en un lugar público, la mayoría es incapaz de estar más de 5 minutos sin echar un ojo a su smartphone.

    En mi centro de trabajo, en horario laboral, los trabajadores son incapaces de separarse de sus dispositivos, a pesar de las múltiples indicaciones sobre el uso racional del mismo. La adicción es más fuerte que las posibles consecuencias profesionales.

    De hecho estamos barajando seriamente la opción de que los trabajadores dejen sus móviles personales en un lugar especialmente habilitado para evitar la “tentación” de su uso en el horario laboral.

    • Sí, así es David. Y se complica todavía más cuando muchas de las aplicaciones nuevas que existen se incorporan a tu trabajo diario. Hay empresas que usan la tecnología para mejorar ventas, fidelización de clientes, comunicaciones por las redes sociales…y los empleados deben participar, por lo tanto, por un lado no debemos usarlos y por otro nos lo pide la empresa. ¿Dónde está el límite? Efectivamente como comentas, en el uso racional que parece no conseguimos ninguno. Muchas gracias por tu comentario 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s