Evaluándome como madre y profesional

“¿Cómo os evaluáis a vosotros mismos?” pregunté a un grupo de profesores hace poco.

Silencio absoluto en la sala.

Fueron muy curiosas las caras y los gestos. Serios y expectantes me miraban esperando un juicio o consejo. Mi intención no era nada de eso, realicé la pregunta para obtener cierta información y comentar la manera de realizar el feedback que estábamos trabajando en ese momento.

“¿Y cómo veis lo que tenéis buenísimo y que hay que potenciar o que cambiar en vuestra forma de dar las clases?” Silencio de nuevo.

“Es imposible que nos demos feedback porque no nos vemos”. Cierto, esto es verdad. Pero hago de nuevo la pregunta, ¿cómo sabéis qué hay que ir cambiando o manteniendo porque funciona muy bien? Si el sistema de medición sobre mi trabajo es solo el resultado académico del niño, algo nos falta desde mi punto de vista.

Esta semana estoy participando en un curso (como alumna :))), ¡encantada estoy!) en el que me han tenido que evaluar en varias competencias clientes con los que he trabajado, compañeros, un supervisor y yo misma. La evaluación nos va a ayudar a comprender qué competencias tenemos como fortalezas extraordinarias y debemos potenciar.

Me sentí al principio bastante rara porque las evaluaciones no gustan a nadie ya que las asociamos al SER y no al HACER como ya he dicho otras veces. De hecho uno de mis clientes al pedirle el favor de que la hiciera me contesta por mail: “¿Estás preparada?”

Es fundamental la información que nos dan los demás sobre lo que ven en nosotros. Nos puede ayudar mucho. Tanto lo que no vemos en positivo (hacemos cosas de manera fantástica que ni nos damos cuenta) como en negativo (cosas que no dan resultados y que otra visión nos puede ayudar) es información que nos ayuda a seguir creciendo.

Las evaluaciones de los demás no suelen ser objetivas porque están filtradas pero sí es cierto que nos dan interesantes puntos de vista. Lo que los demás ven en lo que yo hago es un auténtico regalo. Si nos lo tomamos así, no habrá incomodidad ni sentimiento de juicio (que es a lo que nos negamos, a que nos juzguen los demás).

Eso es cierto, no soy quién para juzgar a nadie pero sí puedo dar mi visión de cómo lo haces. Quizás te ayude.

Características de un buen feedback:

  • Mi opinión de lo que veo que haces.
  • No debe haber juicio sobre eso que veo que haces.
  • Concentrarse en la comunicación en el HACER y no en el SER.
  • Ambiente de respeto.
  • Debe ser lo más descriptivo posible, concreto, específico y directoEjemplo: “Eres muy bueno”, “Tienes mucho talento”. Estas frases tan motivadoras no ayudan demasiado ya que cuando falle en alguna ocasión el mensaje que tendrá es: mi madre/padre no me dijo la verdad sobre mi. Sin embargo, mensajes como: “Has hecho un gran esfuerzo pasando tantas horas leyendo ese libro que no te apetecía y el trabajo ha tenido buena nota” y “Haces dibujos muy originales y divertidos, muestran creatividad con tantos colores”, sí les proporcionan feedbacks mucho más potentes.

feedback a mama

Me he animado a que me evalúen mis hijos también. Esto es menos objetivo todavía jaja, pero es muy interesante lo que “ellos ven” de ti. Para darle una vueltecita al tema. Os dejo el vídeo a ver qué os parece.

p.d: las evaluaciones 360 junto con feedbacks constructivos son herramientas efectivas para lograr el cambio a largo plazo en las personas. Muchos incluso habréis pasado por alguna, ¿por qué no os animáis a hacerla como padres? 

Anuncios

5 Respuestas a “Evaluándome como madre y profesional

  1. En el caso de los profes hay principalmente dos tipos de evaluación: 1) la autoevaluación (que creo que es a la que tú te refieres); la puede hacer una compañera cuando entra a clase a reforzar, y se pueden grabar las clases. 2) La evaluación que debería hacer la Administración, pero que no la hace, principalmente, porque pasa de nosotros, de vosotras, de vuestras hijas y de la educación en general. Es otra manera de mostrarnos su desprecio, como las bajadas de sueldo, las subidas de ratios, los recortes de medios, etc.

    • El tema de la Administración en mi opinión, habría que dejarlo aparte. Creo que es mucho más efectivo en concentrarse qué podemos hacer cada uno en nuestro puesto de trabajo para la mejora y en este caso, en el centro escolar. No creo que la Administración, a la velocidad que va en muchos casos, pueda ser capaz de abordar todos estos temas. A nivel local, de cada uno y cada centro, se pueden usar muchas herramientas como esta del feedback para lograr resultados muy positivos. Gracias por tu comentario 🙂

  2. ¡La evaluación de los niños es fantástica! Creo que siempre nos pedirán más tiempo y más juego con ellos porque les encanta. Aunque dedicaramos 24 horas al día a estar con ellos y a jugar, seguirían pidiendo más.

    • Si Raquel :), eso creo yo y también que hay que hacer todo lo posible para dárselo. Si te digo la verdad…me siento fatal cuando estoy tiempo fuera, aunque lo llevamos mejor ahora. Voy a seguir sus peticiones y jugar más. Muchas gracias por tu comentario 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s