Mi reino por un “Me gusta”, hasta dónde estamos dispuestos a llegar…

-“¿Cuántos Me gusta lleva tu foto?”-

-“233”- comenta orgullosa María de 15 años.

– “¿Ya? ¡qué rápida esta vez!”- le contesta su amiga con cierto tono de envidia.

Esta conversación, tan habitual hoy, y que no solo se da en jóvenes (claro que no, ¿cuántos nos ponemos contentos con la aceptación de “nuestras cosas” por las redes sociales? 😉 ) pone en evidencia un comportamiento que merece la pena analizar.

me gusta

Somos seres sociales, necesitamos de la aceptación de los demás porque vivimos en sociedad y nos relacionamos unos con otros. Tenemos la capacidad de acercarnos entre nosotros y poder sentir lo que sienten los demás muchas veces, lo que favorece el tener éxito entre nuestros iguales. 

Con la llegada de las redes, mantenemos esa necesidad de aceptación colectiva pero desaparece de golpe la cercanía y comienza la tiranía debida al PODER que nos da llegar a tanta gente, impactar con nuestros comentarios e incluso modificar criterios en otras personas.

El éxito personal en esas edades tan vulnerables, se mide por la cantidad de “Me gusta” que alcance tu fotografía (o comentario). Si tienes multitud de seguidores eres un crack y si no tienes tantos, lo contrario.

Si lo que SOY se define por los LIKES, cuando no existan los LIKES, dejaré de SER.

La “autenticidad” pasa por respetar nuestros criterios respetando la diversidad de criterios de los demás. MI REINO, NO LO VENDO POR UN LIKE. Tu autoestima está en juego.

Llegó el ARMA de destrucción masiva más sutil que existe: el móvil y su libre conexión a internet. Desgraciadamente igual que hacen mucho, muchísimo bien en la facilidad de interconexión con otras personas, el uso sin control del móvil puede llegar a destruir relaciones y personas de manera literal. Según el juez Calatayud, la tecnología (y sobre todo los móviles con internet) se han convertido en armas que se usan para delitos de manera habitual y sin medida.

Las conversaciones on line, que tanta necesidad de regulación necesitan (aprendizaje digital) son herramientas de intercambio y riqueza sin fronteras, pero por otro lado, pueden destruir y esto hay que educar y pararlo. Ya.

No olvidemos esto:

Nunca digas en tu estado de Facebook lo que no estás dispuesto a proclamar en la calle con un megáfono. (Parafraseando a Fernando Ruso).

hasta la próxima 🙂

Anuncios

6 Respuestas a “Mi reino por un “Me gusta”, hasta dónde estamos dispuestos a llegar…

  1. yo veo que en la red hay gente dispuesta a todo por un me gusta. tengo que reconocer que al principio mi objetivo era conseguirlos (todavía muy bien porque)… pero ahora lo tengo claro, mi objetivo es disfrutar escribiendo y aprender con mi blog!

    • Así es y me preocupa sobre todo en los más jóvenes. En el momento en que están construyendo su personalidad el sistema de medida de su valía pasa por esto y no puede ser. Mucho de este mundo virtual es irreal…Me encanta lo de disfrutar y seguir aprendiendo :), lo comparto plenamente. Un abrazo

  2. Y yo te he puesto un ‘like’ en tu post. Irónico ¿no? jaja… bromas aparte, quienes han nacido y crecido con las plataformas sociales (que no redes, que es bien distinto) ponen en riesgo totalmente su independencia emocional. Es decir, su autoestima, su autovaloración, penden del hilo que cuelga del ratón de sus contactos y amigos en el 2.0 Si a estos les gusta lo que ven, la autoestima se mantiene, o sube. Si no les gusta…
    Esto, evidentemente, hay que enmendarlo. ¿Educar a los niños como nos educaron a nosotros? imposible, en tanto las tecnologías están integradísimas en nuestra vida ¿Control? no lo veo. Hay que ser un buen educador (muy bueno) para darles la batuta y que aprendan a llevar su propia orquesta con maestría.
    Todo un reto por delante.

    • No puedo estar más de acuerdo…no se puede hacer lo mismo que antes porque el escenario es diferente. Hay que mostrar que es imposible e irreal tener 1500 amigos, tal y como definimos la palabra amigo. Aquí entraríamos en tema valores, claro. Muy amplio y todo un reto como dices. Gracias por tu comentario 🙂

  3. Como bien dices, Noelia:
    Me encanta la fotografía, y empecé a copiar lo que hacían otros, por un “me gusta” o un “RT”. Pero esa no es la fotografía que me gusta. Me gustan mis fotos porque les pongo mi sentimiento, que es distinto al tuyo, (perdóname, es una expresión), o al del vecino de enfrente. Llevo en internet desde el 94, y he experimentado modas, y evoluciones. Y como bien dices, es un instrumento capaz de lo mejor y lo peor.
    Buscamos el reconocimiento social como base de éxito, cuando creo que deberíamos creer mas en el autoconocimiento personal. Y a ello no nos ayudará, (salvo excepciones) una persona en el otro lado del mundo, pero si esos contados amig@s, (si, esos que podemos contar con los dedos de las dos manos como mucho).
    Para mi, cuanto mayor es la capacidad tecnológica de socializarse, irónicamente, más aislados nos quedamos.
    Y si, también te daré un “like”, y un “RT”, pero para que la gente lea lo que escribes, que me parece acertadísimo. Para que PIENSEN. Que ultimamente parece que lo hacemos poco.
    Y con vuestro permiso, voy a terminar como empecé. Esas fotos, que no son una maravilla, pero son mi expresión, mi sentimiento, evocan más de mi, que cualquier “like”. Porque es auténtico. Es algo mio. No un simple botón de una red social. Hay quien tiene facilidad de palabra. Otros de comunicación de un mensaje… Es parte de nuestro camino evolutivo, descubrirnos. Y eso es dificil. Máxime en ese mundo virtualizado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s