Rebelión en las aulas y empresas

No he podido evitar aplaudir estas viñetas que me pasó un buen amigo mío del mundo virtual Jose Carlos Maguiña (@josecarlosm), todavía no nos conocemos físicamente, es lo que tiene internet 😉 . (Pincha en la imagen para acceder al cómic completo):

Cómic mejor estudiante

 

Si lo lees con calma pone los pelos de punta y aunque no es un tema nuevo, pues hablo habitualmente de todo lo que aparece en ellas, sí que tiene matices y tiene aspectos que deben reflexionarse para no caer en  el “hay que tirarlo todo por la borda” (y no niego que yo lo haya pensado a veces).

Esta historia de este cómic me recuerda mucho a un compañero de carrera que participaba en la actividad de teatro de su Colegio Mayor. Era, de hecho, actor protagonista de muchas obras lo que le hacía que en plena época de ensayos tuviera que faltar mucho a clase. Esto para mi era impensable en una carrera como la nuestra en la que yo echaba de media 6-8 horas de estudio diarias así que por así decirlo, no lo veía del todo bien. A pesar de repetir algún año asignaturas, mi compañero se graduó exactamente el mismo año que yo. Y eso me hizo pensar.

¿Habían merecido la pena mis encierros para estudiar sin hacer otra cosa que lo que exactamente refleja este cómic?

Leo esto hace unos días “ El 65% de los profesionales no se siente feliz en su trabajo” (aquí  y me hago la pregunta ¿tendrá que ver? Sí, tiene que ver. Mucho.

Normalmente el grado de “reactividad” que me encuentro en las empresas, de insatisfacción y de resignación es ENORME. 

Y esto es muy preocupante ya que pasamos 8 horas al día (con suerte), 5 días a la semana durante todo un año. A lo largo de la vida no quiero ni imaginar las horas que eso sumará.

Así que, ¿quién se atreve a decir BASTA?

Hasta la próxima 🙂

 

p.d: Hablando de rebelión, la entrevista que me han hecho en la BBC Trending denominándome: “La mujer que se rebeló” , ;). Aquí.

Anuncios

3 Respuestas a “Rebelión en las aulas y empresas

  1. El otro día mi hijo de 7 años me dijo a la salida del colegio:
    – ¡Papá he sacado un 9 en el examen!
    Yo me limité a preguntarle, con gesto alegre, – ¿Has entendido las preguntas que te hacían en el examen?
    – No se, creo que sí.
    – ¿Y de qué era el examen?
    – No lo sé.
    – ¿No sabes de qué asignatura has hecho el examen?
    – No, no lo sé.

    Y no tengo nada más que añadir.

    • Hola Carlos, madre mía. Me recuerda a muchas de mis conversaciones con mi hija. Estamos haciendo niños que “aprendan a pasar exámenes” y no que “aprendan” sin más. Es terrible. Mucho trabajo por hacer. Muchas gracias por tu comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s