Padres 3.0: “Mi hijo me saca buenas notas”

El pasado martes me hicieron una entrevista en El País versión digital a raíz del éxito del artículo “Me niego a ser la agenda de mi hija por whatsapp” que se ha vuelto viral.

Portada elpais.com del 19 de noviembre de 2014

Portada elpais.com del 19 de noviembre de 2014

Sigo asombrada de la repercusión. En mi fuero interno, intento analizar el por qué del eco y sobre todo, intento comprender la raíz de ciertos comentarios recibidos.

El lunes hablaré en una charla sobre este tema y sobre nuestro papel como padres de esta nueva era. Ya lo he dicho en otras ocasiones, ser padre no es fácil, es el único título que te dan antes de que aprendas a serlo. ¿Antes era más fácil que ahora? No creo. Mis padres tuvieron sus propios desafíos igual que los padres de mis padres. A cada uno nos tocó vivir una época diferente y cada uno lo hizo lo mejor que supo.

¿Qué nos caracteriza a esta nueva generación?

  • El no saber muy bien qué priorizar ante el choque frontal entre roles familiares y roles profesionales: las dos figuras paternas trabajando con horarios interminables que no permiten estar el tiempo muy necesario que demandan los hijos.
  • El desconocimiento a veces de la tecnología y la velocidad a la que se producen los cambios: estar al día de todo lo bueno y malo de la tecnología que supone un reaprendizaje continuo por nuestra parte.
  • La incertidumbre de este mundo en crisis en el que van a vivir nuestros hijos: estamos como perdiendo el norte en valores fundamentales del ser humano y eso, nos aterra como padres. ¿Qué mundo se van a encontrar? ¿Cómo hacer para que no salgan afectados?

Cada uno de estos puntos da para un artículo, que escribiré más adelante.

Como ya dije una vez, yo no quiero que mis hijos tengan éxito (entendido el éxito como triunfo en esta sociedad de imagen y economía), quiero que sean felices. Y resulta que la felicidad para cada uno será de una manera.

Y ¿cuándo creo yo que una persona es feliz?

Cuando acepta la vida como viene, es capaz de adaptarse a ella y asimilar los cambios. Cuando se valora adecuadamente con sus cosas buenas (fortalezas) y menos buenas (debilidades). Cuando cree que siempre se puede aprender y crecer y que cada situación que vivas es para algo mejor. Cuando se tiene esperanza sea cual sea el futuro que parezca que viene. Cuando colaboras y cooperas con los demás en cualquier entorno que te muevas. Y cuando en general, se siente una sensación de paz y satisfacción.

Entonces ante los desafíos que tenemos arriba de lo que nos caracteriza como nueva generación de padres entramos en la sobreprotección, en la dirección continua y en la desconfianza del entorno. Así que con TODA NUESTRA BUENA INTENCIÓN, comenzamos a provocar situaciones que a la larga, no les va a beneficiar. Es con buena intención, y lo repetiré hasta la saciedad, lo hacemos de buen corazón.

MI HIJO ME SACA BUENAS NOTAS. A mi no me saca las notas, las sacan ellos.

Las notas son suyas, no nuestras. Sus resultados son suyos, no nuestros. Su vida es de ellos, no nuestra. Somos Apoyos de amor incondicional y eso, eso es un gran regalo.

No digo que no sea complicado saber cómo apoyarles y acompañarles sin caer en esa sobreprotección que nos los deja desarrollarse, somos sus padres y sólo buscamos lo mejor para ellos, pero tenemos que tratar de ser conscientes que no les ayudamos si no apostamos porque sean capaces de responsabilizarse de sus cosas, de pensar por sí mismos, de equivocarse y aprender, evolucionar… Nuestro amor no deja de ser más incondicional por no facilitarle algunas cosas, todo lo contrario, nos importan tanto que lo que buscamos es que estén preparados para afrontar los retos de la vida con confianza en sí mismos.

Disfrutemos del acompañamiento de esa pequeña vida. Vivamos la nuestra y apoyemos la de ellos. Al final del camino nos lo agradecerán.

Hasta la próxima :).

Anuncios

5 Respuestas a “Padres 3.0: “Mi hijo me saca buenas notas”

  1. No creo que sea un problema de horarios interminables ni de sobreprotección en exceso. Ha desaparecido la privacidad del individuo, hay pocos niños que vayan al colegio o guardería y que sus padres conozcan de su vida en las aulas por las tutorías y lo contado por sus propios hijos exclusivamente. Hoy en día todo se controla por el grupo de “mamis” que ponen en común todo lo que cuentan sus hijos y participan e influyen en sus hijos con sus comentarios. Organizan y conocen la vida de todos, no comprenden que no quieras saber como madre lo que ocurre en las aulas.
    Creo firmemente que es positivo que mis hijos tengan intimidad; creo en la educación por instinto, en la disciplina, motivación diaria, en decir NO a la mayoría de las cosas que me piden, y creo en mil cosas más. Muchas de ellas aplicadas de mi propia infancia analizando lo que me parecía correcto y lo que no. Todos podemos equivocarnos a la hora de educar, pero no por las equivocaciones debemos abandonar nuestro propósito. Las Notas no son lo más importante de la educación, lo más importante es que nuestros hijos sepan valerse por si mismos, que sean INDIVIDUOS, buscando soluciones a sus propios problemas y enseñarles a ser felices con lo que tienen.

      • Yo también estoy muy de acuerdo con lo que expone Inés. Su frase final es la clave, es mi objetivo diario como madre. Quiero que mis tres hijos crezcan felices, valorando, superando sus propios retos y sus frustraciones. Sabiendo que yo estoy ahí, siempre, pero que sus vidas,muy unidas a la mía, la tienen que vivir ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s