Fracasos estudiantiles, ¿una oportunidad?

“Un TÍTULO ya nunca más garantizará un TRABAJO”

Título univers

Así de rotunda es la afirmación y así se muestra hoy el mercado laboral.

Ayer tuve una conversación larga e interesante con la madre de dos chicos de 20 años con los que he estado trabajando los últimos años en el tema estudios.

Su madre contactó conmigo porque suspendían y no había manera de que sacaran los cursos a pesar de no tener aparentemente ninguno de los dos algún tipo de problema de aprendizaje o académico, como se suele decir. Historia bastante común, ¿verdad? ¿Os suena? Es un tema que se oye de manera frecuente en conversaciones de padres con adolescentes en casa.

adolescentes estudiantes

A modo de resumen, y para centrar la historia que quiero contar hoy, comentar que trabajé con los dos aunque el trabajo más largo y continuado fue con la chica que pasó de suspender 7 asignaturas en 2º de BAT a sacar casi un 9 en el examen de selectividad. El trabajo con ella se centró en motivación y responsabilidad. Fue un largo proceso ya que nos veíamos casi todas las semanas y el avance más espectacular se consiguió cuando fue capaz de asumir que era responsable de lo que le pasaba en la vida y que si quería diferentes resultados, nadie iba a venir a solucionárselos.

Esta frase tan simple y evidente, para los adolescentes no lo es tanto, ya que piensan que sus padres en muchos casos, son los que tienen que solucionar su vida. Como todo, es cuestión de madurez.

Lo que hoy quería contar, que tiene mucho que ver con la trayectoria que vivieron, es la situación actual de los dos. La chica comenzó la Universidad y su hermano un módulo que le encantaba ya que no terminó el Bachillerato (muy a pesar de las resistencias de los padres cuyo objetivo era que sus hijos terminaran los dos la Universidad).

Después de dos años en primero de una carrera sin éxito, la chica ha decidido salir de ahí y estudiar un módulo más acorde a sus preferencias y gustos además de posibilidades.

Tengo que decir que opino como sabéis que el sistema educativo está completamente obsoleto incluida la parte universitaria.

Desde el principio hasta el final, este sistema está diseñado para unos pocos, para los que se adaptan a él y son capaces de aprender en ese entorno. Sin embargo, no sirve de nada para personas con otro tipo de inteligencia que no es la matemática o lingüística como bien dice el sr Ken Robinson.

Hay niños excepcionales en arte y humanidades (me refiero a todos los tipos de arte) que sin embargo son nulidades en otras asignaturas, y ¿por eso son fracasos? ¿por eso no valen para estudiar y formarse? ¿por eso no van a tener éxito en la vida? ¿por eso tenemos que sacarlos, literalmente, del sistema? Por eso ante su GRAN ABURRIMIENTO en clase, ¿tenemos que diagnosticar que tienen un problema de aprendizaje?

Definitivamente no, el problema es el sistema, NO los niños o jóvenes.

universidad

La teoría de las INTELIGENCIAS MÚLTIPLES de Howard Gardner (http://howardgardner.com/) dice que no hay un solo tipo de inteligencia, sino que en realidad son 8 (creo que incluso debe haber más, pero esto es mi opinión). Sin embargo el sistema educativo se centra en tan sólo 3 (¡¡¡SÓLO 3!!!).

(ver entrevista a H.G aquí)

En España existe un centro muy conocido que trabaja con la teoría de base de las inteligencias múltiples y un gran éxito que es el Colegio Montserrat (http://www.cmontserrat.org/), podéis ver en su enlace cómo trabajan y más información al respecto.

En el caso de estos chicos que os comento, ambos se han ido hacia sus verdaderas pasiones eligiendo módulos acorde a sus preferencias, ha costado mucho, pero batacazo tras batacazo ha demostrado que esa podía ser una buena salida. Y ¿no podíamos ahorrarnos tiempo haciendo esta elección desde el principio? Pero las barreras sociales y familiares a veces son enormes.

Si hacen lo que les gusta y encima se les da bien, ¿quién te dice que no van a ser afortunados cuando lleguen al mundo laboral?

Es curioso que sigamos obsesionados con la “titulitis”, cuando a día de hoy, tener un título no demuestra nada y en consecuencia, no garantiza ningún trabajo. Lo que importa es LO QUE HACES CON ESE TÍTULO, en definitiva tu experiencia, sea mucha o poca.

Por eso mi recomendación para los padres con este tipo de perfiles en casa:

  1. Descubrid lo que les apasiona de verdad, siempre hay algo.

  2. Comprobad que son buenos en ello y que lo hacen con facilidad.

  3. Mirad las oportunidades del entorno para ajustar lo anterior a lo que en realidad puedan hacer.

Para todo ello, existen herramientas que lo facilitan pero ante todo, sois vosotros los que conocéis a vuestros hijos y os habrán dado mil pistas durante estos años para que tengáis claros los puntos anteriores.

Siempre hay oportunidades, así que la esperanza siempre está y nunca es tarde.

danza

Anuncios

3 Respuestas a “Fracasos estudiantiles, ¿una oportunidad?

  1. Pingback: Déjame jugar [Iron blogger] | Noelia López-Cheda·

  2. Pingback: Un título no garantizará nunca más un trabajo… | Noelia López-Cheda·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s