Gran lección, y punto.

Hace unas semanas volvíamos de un paseo vespertino cuando al entrar en casa me dirijo a los buzones a comprobar el correo que hacía días que no comprobaba.

Mi hija de 8 años al verme me pregunta:

– Mamá, ¿hay alguna carta para mí?

Sin dejar de mirar un sobre detrás de otro y sin levantar la vista, le respondo en modo “automático”.

– No cariño, hoy casi nadie escribe cartas a mano.-

Se queda pensando unos instantes y al cabo de varios segundos se le ilumina la cara y me dice con tono entusiasta:

-¡Ya sé mamá! ¡Voy a escribir yo una carta y así me responden!– sonrisa de oreja a oreja.

No se puede decir más, Proactividad en estado puro. Y PUNTO.

proactividad

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s